DIY: EL MAPA MUNDI DE NUESTRA CONQUISTA EN FAMILIA

Para nosotros, las vacaciones de verano son sinónimas de capitales europeas. Hemos intercambiado la montaña y el mar para instaurar una tradición familiar que dura desde hace 4 años ya.

Nuestra idea inicial era hacer descubrir a nuestros hijos Europa, pero de manera lúdica. Empezamos por París, seguido de Londres, Praga y el año pasado Madrid.

Los viajes urbanos para niños no son siempre divertidos por lo que para darle un poco de chispa al asunto, decidimos que fueran ellos los que lo organicen todo (¡o casi todo!). Deciden de lo que quieren visitar y una vez ahí eligen los restaurantes (¡los de estrella Michelin no aparecen en el menú por supuesto!).

Deben guiarnos en la capital a través de sus calles desconocidas, en los laberintos del metro y las alocadas líneas de los autobuses. ¡Y funciona! ¡Y sobre todo les encanta! Y a nosotros también, porque descubrimos las ciudades con una perspectiva totalmente diferente y vemos lugares en los que nunca hubiéramos ido. Es así que en Londres he descubierto todos y cada uno de sus maravillosos parques. ¡Un imprescindible creedme, son todos dignos de ver!

Para materializar nuestra conquista de Europa y sobe todo preparar nuestra próxima escapada de este verano, hemos decidido colgar en la cocina un mapa mundi indicando todos nuestros viajes. Conociéndonos, era inconcebible no personalizarlo, con lo que nos hemos lanzado en una customización alocada con la ayuda de mi ahijada (@corentine_gtl en Instagram) marcando cada capital visitada con una bandera de color y salpicando el paisaje con animales salvajes de colores.

¡Y aquí tenéis el resultado! El mapa mundi de nuestra conquista familiar.

diy_mapa_mundi_wanna-One-3

Material para el DIY

Mapa mundi de la empresa de logística de la esquina

Animales de plástico / Coches o lo que se te ocurra

Pintura de diferentes colores multisuperficie

Cola

Patafix

Palillos

Post It de colores

Sobres minis

Viejas revistas

Para empezar encolamos el mapa sobre una tabla fina de madera para poder colgarlo con más facilidad y sobre todo para que del peso de los animales no se desgarré. Luego preparamos nuestros sobres personalizados (uno para cada miembro de la familia) para poner el destino soñado de su próximo viaje. Para los nombres, elegimos recortar letras de viejas revistas. Las baderas las confeccionamos con trozos de pots-it de colores y palillos de madera. Y para terminar, una sesión de pintura creativa sobre los animales salvajes para darle un toque de color y relieve a nuestro mapa mundi.

diy_mapa_mundi_wanna-One-1

diy_mapa_mundi_wanna-One-2

diy_mapa_mundi_wanna-One-4-Recuperado

diy_mapa_mundi_wanna-One-5

Para este verano, el destino aún es desconocido. Cada uno de nosotros a puesto 2 deseos de viaje en su sobre: una nueva capital a descubrir y el país de sus sueños más allá de nuestras fronteras europeas (nunca se sabe, ¡podríamos ganar a la lotería!)… Pero nada está decidido, la bandera de nuestra próxima conquista está ahí, esperando pacientemente, entre nuestros sobres, el momento tan esperado del consejo familiar. ¡Promete discusiones animadas creedme!

 

 

 

 

 

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*